LOS HÚMEDOS ENEMIGOS EN VACACIONES

LOS HÚMEDOS ENEMIGOS EN VACACIONES

Rosa Méndez

La prevención de estos males es tan sencilla y efectiva y consiste en llevar sandalias a albercas, balnearios y playas

Algunas veces las vacaciones pueden resultar muy desagradables, sobre todo cuando no se tiene cuidado el terreno que se pisa, esto es albercas, vestidores y baños públicos para tomar una ducha. Por eso, antes de emprender el viaje, especialistas en salud nos dicen que hay que seguir una serie de medidas higiénicas para evitar infecciones.



Advierten que en los lugares de descanso donde hay diversión acuática las amenazas cobran fuerza y son, entre otras: Pie de atleta (tiña), hongos en las uñas e infecciones de tipo viral, que los expertos médicos llaman moluscos contagiosos y que afectan principalmente a niños y jóvenes.

Alarma sonora

Para la doctora María Magdalena López Ibarra, especialista en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la prevención de estos males es tan sencilla y efectiva y consiste en llevar sandalias de plástico y toalla de baño para uso personal a todos estos lugares.

Y es que nadie puede pasar por alto que el la infección más común de estas es el pie de atleta o tiña, y es que el riesgo de contraer el hongo es alto debido a las condiciones de humedad que favorecen su proliferación en el piso.

Si una persona lo padece y se baña o pasea alrededor de la alberca descalza, la trasmite a otras que no usan sandalias.

Otro tipo de hongos que aparecen por no utilizar calzado plástico al acudir a estos sitios públicos son los de las uñas (onicomicosis). Alerta sobre que de no acudir al médico o dermatólogo, la cosa se dispersa, pues es altamente contagioso y puede afectar al resto de los dedos del pie.

Las uñas se tornan quebradizas y polvozas, pierden consistencia, se tornan blanquecinas o amarillentas, puede alterar su estructura y que se encarnan o presentan una deformidad conocida como “uña en pinza”, que provoca dolor al caminar o incluso al estar en reposo, comenta.

Situación molesta

La especialista dice que en estos casos la comezón es incómoda y constante para quien sufre de tiña en pie y uñas, además del mal olor que producen.

En el caso específico de los baños públicos, se corre el riesgo de utilizar toallas que no fueron lavadas y sólo se ponen a secar; ahí se puede alojar el hongo y provocar que se infecten diversas partes del cuerpo, sobre todo las ingles.

La doctora López Ibarra sugiere utilizar polvo antimicótico después de salir de la regadera de gimnasios, albercas públicas y baños de hoteles; y abstenerse de usar de forma indiscriminada ungüentos que se venden en farmacias y tiendas ya que la mayoría contienen una mezcla de varios productos como cortisona que agravan el problema y la proliferación del hongo.

lo ideal es acudir con el dermatólogo para el control y eliminación de la infección.

Menciona que una infección que se puede contraer en estas situaciones es conocida como moluscos contagiosos: pequeñas lesiones que afectan cara, cuello, axilas, brazo y manos.

Este tipo de virus crece en sitios como albercas o baños públicos, provocan comezón en el área infectada y en caso de rascarse las pápulas –lesiones pequeñas en la piel- pueden extenderse a otras partes del cuerpo y durar varios meses e incluso años. VIS