Salud con un vino con tradición, sabor y gusto

Antonio Ávila 

El vino es un acompañante social y en el caso de Riunite “es más social que otro por el hecho de que es un vino placentero, joven, afrutado, de baja graduación alcohólica, para estar juntos y pasarla bien”, cuenta Giovanni Cardullo, especialista en enología y portavoz oficial de la marca.

Esto porque no hay marca de vino italiano que se convierta en una de la más vendida del mundo y líder en la categoría de vinos de mesa en México país por casualidad, por eso Lambrusco de Cantine Riunite es reconocido desde hace más de 60 años.



Antonio Mezher Rage, CEO de la empresa IDI Distribuciones, explica Riunite es una marca madre dentro de la empresa. Además que es la que vende más vino Lambrusco en México.

La historia de Riunite comenzó el 10 de febrero de 1950, cuando se formó la Cooperativa Cantina en la Emilia-Romagna, Italia, con un negocio de nueve campesinos. Actualmente es una de las vitivinícolas más reconocidas del mundo, con presencia en 80 países.

Lo que distingue a esta bebida es su carácter social, así lo asegura Cardullo, mientras narra que en la región de Emilia-Romagna vive gente muy trabajadora, divertida y sociable. Precisamente, esta región es una de las más importantes del país en lo referente a cultura, tecnología y gastronomía; ahí surgieron firmas como Ferrari, Ducati, Lamborghini y Maserati, y fue ahí donde nació el tipo de uva que da nombre al famoso vino italiano.

Bajo este concepto, pasó de ser la Cooperativa Cantina con la unión de nueve campesinos, a nombrarse Cooperativa Cantine Riunite en 1960 y transformarse en una empresa moderna a partir de los año noventas.

Actualmente, Riunite cuenta con  1,700 campesinos, convirtiéndose en el principal productor de vinos espumantes de Italia y de Lambrusco, con un porcentaje de 40% de exportación. Además del Lambrusco tinto tradicional, la casa fabrica el Espumoso, Volare Prosseco, Trebbiano Moscato, Blanco, Maschio dei Cavalieri, Rosé y Vibrante, entre otros.

El Lambrusco se produce como resultado del vino que llega a obtener un “frizzante” natural, desarrollando el sabor, carácter, y aroma típico de los vinos Riunite. La segunda fermentación toma lugar durante todo el año para llegar a obtener un producto siempre fresco, con el aroma y el sabor de la uva recién cosechada.

Lambrusco Emilia I.G.T, se destaca por su rojo intenso con reflejos violáceos y de aroma afrutado, para gustos de sabor ligero, bien balanceado y armonioso. Perfecto para combinar con alimentos de carácter como carnes frías, pastas rellenas como raviolis o el tortellini, asados y excelente con comida picante.

En el caso del Lambrusco Rosé se elevó la calidad para lograr un vino muy fresco,  placentero, con buena acidez, que deja la boca muy limpia y va muy bien con varios tipos de comida. Si te gustan los vinos frescos, ligeros y suaves con un toque de acidez, este vino es el ideal, te dará un sabor levemente afrutado a los platillos de la cocina mexicana, ideal con pulpo, cayo de acha y mejillones.

Pero ¿cómo ha logrado su éxito en el mundo donde se tienen costumbres y gustos diferentes? Giovanni Cardullo lo explica: “Siempre he dicho que tenemos esa versatilidad del producto, que es un vino joven, fácil, afrutado, placentero, se marida con muchos platillos”.

Con la comida mexicana por ejemplo, la cual se caracteriza por ser muy sazonada, considerándose entre las cocinas mundiales más reconocidas, resulta una gran combinación con carnes como el cerdo, un maridaje perfecto porque la acidez del vino lo hace más fresco y ayuda a digerir los alimentos, indicó el vocero.