Un viaje fantástico a la playa de San Miguel de Allende

Antonio Ávila

México es tierra de color y cultura, a los que se une la fantasía de una playa en el colonial San Miguel. Este territorio es parte de Guanajuato, estado donde es posible disfrutar de maravillas gastronómicas, compras, visitar viñedos.



En estas tierras, el sueño de una mujer amante de la ecología y sustentabilidad logró maravillas. Francesca Fisher, propietaria de algunos terrenos de la zona pensó en darle una nueva vida a los valles del lugar, en respeto y armonía con la naturaleza. Tuvo la idea de levantar un residencial campestre en el que visitantes y residentes tuvieran un espacio muy natural.

Y el sueño se volvió realidad en Valle de los Senderos, donde el respeto a la naturaleza fue tomando forma y hoy es un complejo de 120 hectáreas, para aquellos que comparten la ideología de su creadora en cuanto a la apreciación de la naturaleza, un estilo de vida wellness, la diversidad y conciencia a los sostenible.

Parte de su sueño es generar una comunidad de servicios sustentables, formar una comunidad amable con el ambiente.

Manaia el único Oasis Urbano 

El epicentro de es Manaia, el oasis urbano, siendo el favorito por sus residentes y visitantes.  Es un espacio para el disfrute en cualquier momento y día de la semana en compañía de amigos, pareja o familia.

La playa artificial es uno de sus principales atractivos, está rodeada de arena y cuenta con camas con dosel y baldaquinos o camas balinesas, ideales para relajarse mientras tomas un cocktail.

Manaia cuenta con un jacuzzi de agua termal para quienes que sentirse relajados y/o alivio a alguna dolencia como artritis, dolores musculares o aumentar la temperatura del cuerpo.

Uno de los atractivos del destino es que en sus instalaciones posee una amplia y hermosa laguna la cual es ideal para practicar deportes acuáticos como el kayak y paddleboard. 

Se pueden hacer recorridos a pie o en bici en sus hermosos jardines y contemplar los jardines acuáticos llenos de lirios y otros vergeles desérticos en donde los cactus, biznagas y plantas de la región, brindan una atmosfera de tranquilidad.

Estos espacios abiertos son ideales para tomar una clase de yoga o meditación. Es bueno que a tu llegada te informes de las actividades en las que puedes participar.

Vino y gastronomía  

Los viñedos forman parte del plan de respetar la ecología, en ellos se producen deliciosos vinos que pueden ser degustados en catas privadas o bien para comprar y llevar a casa.  

En cuanto a la gastronomía en Manaia destacan platos ricos y saludables. El menú del restaurante es con platos elaborados por el chef del lugar: 

Para el desayuno plato de frutas, algunas de las opciones son el bagel de salmón o unos huevos benedictinos con salsa holandesa o unas enchiladas de huitlacoche. 

Para la comida, una deliciosa ensalada de fresas, una hamburguesa de pollo con salsa BBQ, y de postre un tumbagon, dulce tradicional de San Miguel de Allende que consiste en un relleno de chocolate, naranja cristalizada y salsa de frambuesa. 

Diversión para los niños 

Valle de los Senderos cuenta con un área especial para que los niños se sientan en libertad y disfruten de los juegos infantiles. Además de que podrán elaborar castillos y figuras de arena en la playa de San Miguel de Allende. 

Otra excelente opción para paseo con niños es dar un paseo en carreta y recorrer los verdes jardines o bien por las noches es posible hacer una fogata y asar bombones bajo el cielo estrellado. 

¿Y los costos? 

La parte buena para disfrutar de este lugar es que puedes adquirir un day pass con un costo de 300 pesos por persona adulta por día para el uso de las instalaciones como la alberca y el jacuzzi termal. Y por niño el costo es e 150 pesos. 

La membresía por un mes por persona tiene un costo de 2,500 pesos y tiene beneficios extras que puedes revisar aquí: https://vallelossenderos.com/membresias/