CAPRICHOS Y GLAMOUR

Silvia Ojanguren

Elegancia del tiempo

Calvin Klein Watches + Jewelry sorprende con sus novedades. La inspiración en 2016 surge de la modernidad, de la pureza y del neo-minimalismo que imperan como resultado creativo de una regresión progresiva a lo natural. El diseño es exportado a formas, líneas y texturas básicas de la naturaleza, logrando una simetría perfecta con los valores intrínsecos de la marca. Como piezas estelares de la presentación encontramos a la colección más juvenil y pop, misma que celebra el coraje y espontaneidad de los años 90, Calvin Klein color, una pieza totalmente cautivadora por su gama de color y el despliegue del logotipo con una suprema nostalgia implícita para todos aquellos amantes de la marca.



Para la mujer que gusta de un look minimalista y elegante, Calvin Klein light es un reloj con diseño que une líneas curvas con siluetas elegantes, reflejando un trazo dócil y delicado; un reloj vacío de excesos para un look innegablemente sencillo. Para caballero, encontramos Calvin Klein city un clásico rediseñado bajo su carácter atemporal en la industria relojera y simultáneamente icónico para el hombre que vive un estilo de vida moderno.

Sueños femeninos y misteriosos

Tánger, como todo Marruecos, es un cruce de caminos donde se reúnen muchas culturas, los aromas de especias de todo el mundo como la vainilla, la canela y el azafrán, llenan el aire. “Desde los palacios y jardines hasta los bazares legendarios, siempre hay algo nuevo que explorar” y Aerin Lauder, fundadora y directora creativa de AERIN, dice que “esta temporada, se descubre una puerta secreta al misterio y esplendor de este destino fascinante: Tangier Vanille, la más reciente adición a la Colección de Fragancias AERIN. Una danza cautivante entre los mundos clásico y moderno, Tangier Vanille envuelve el lujo de la vainilla en una luz radiante. La combinación distintiva de vainilla cálida y bergamota crea un contraste fascinante y misterioso, al igual que la propia ciudad de Tánger”.

Tangier Vanille resplandece con el brillo de la bergamota italiana y los pétalos refinados de la legendaria rosa de Bulgaria… En el corazón de la fragancia encontramos vainilla de Madagascar, una de las mejores Vanillas del mundo, que ofrece un aroma único de calidez con tonos florales para una esencia delicada, natural y distintiva, diferente a cualquier otra y el diseño del empaque está pintado a mano exclusivamente para Tangier Vanille, inspirado por estampados tribales del norte de África.

Atracción en rojo

El rojo enciende la escena una vez más y Rouge Dior tiene un nuevo diseño, “vestido con la luminosidad fría del metal, más denso y refinado en la mano, objeto íntimo y precioso del que no queremos separarnos. Puro objeto de deseo, el rojo de labios seduce a una nueva generación de mujeres… con una paleta cromática estilosa, ligeramente transgresora o perfectamente bien educada. Con una imagen más distendida, menos imponente, Rouge Dior lleva la perfección hasta en los más mínimos detalles, a semejanza de su perfeccionada barra”.

Todo se ha cuidado, desde de su estuche trabajado hasta sus detalles más secretos: como un pequeño lujo personal, el interior de cada capuchón se viste del matiz Rouge 999, firma resplandeciente y carnal de la Maison. Una paleta de tonos ultra deseables, tiernos o más clásicos, pero nunca insulsos, es una experiencia cromática única, incorpora la tecnología “Shade Perfector Complex”, un dúo de pigmentos expertos – con color o negros – ajustados tono a tono para maximizar el efecto de cada matiz.