EN BUSCA DEL GEN DE LA OBESIDAD

EN BUSCA DEL GEN DE LA OBESIDAD

Mauricio Orozco

El protocolo “Genética de la obesidad en infancia y la adolescencia”, que tiene en marcha el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), reúne a más de mil 700 niños y adolescentes de 6 a 14 años con el propósito de conocer los componentes e importancia de los factores con respecto al desarrollo de la obesidad.

El fin es identificar las causas de riesgo para prevenir la aparición de enfermedades crónico-degenerativas como diabetes, hipertensión arterial o insuficiencia renal crónica, entre otros padecimientos.



El jefe de la Unidad de Investigación Médica en Bioquímica del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, Miguel Cruz López, explicó que desde julio de 2011 un equipo multidisciplinario de médicos, enfermeras, nutriólogos y trabajadoras sociales, realizan pruebas para conocer el estado de salud de los menores.

En la investigación intervienen apoyados por especialistas y alumnos de postgrado del Instituto Nacional de Salud Pública y del Departamento de Genética y Biología Molecular del Cinvestav, Unidad Zacatenco.

Una de las primeras conclusiones es que en las unidades deportivas Cuauhtémoc y Nezahualcóyotl del IMSS hay un “alto índice de obesidad” en los niños participantes en el protocolo, de más del 20% por ciento, y apenas la mitad no tiene problemas de exceso de peso, situación que no debería ocurrir ya que practican deporte de forma constante en las instalaciones deportivas; “esto se explica en la mala alimentación”, añadió.

Cruz López advirtió que se ha observado en los cuestionarios que los niños y jóvenes prácticamente no consumen fibra, toman poca agua y que se ha incrementado en su dieta la ingesta de alimentos ricos en grasa y proteínas, así como refrescos y bebidas azucaradas en abundancia.

Uno de los objetivos es reunir a tres mil niños y jóvenes, con el consentimiento y supervisión de sus padres, para la aplicación de cuestionarios específicos sobre alimentación, actividad física y antecedentes heredofamiliares de enfermedades con el propósito de identificar y evitar factores que se relacionan con la obesidad, meta que se podría alcanzar en la última etapa del protocolo que inició el 5 de mayo en la Unidad Deportiva Morelos del IMSS.