La chispa masculina del amor verdadero

Silvia Ojanguren

Al amor se le dan una y mil interpretaciones, pero hay una que lo hace etéreo y terrenal a la vez: Eros Flame de Versace. Es una fragancia de la familia olfativa amaderada especializada para hombres de DONATELLA VERSACE.

Es nueva y deslumbrante . La nariz detrás de esta fragancia es Oliver Pscheux.



Las claves que enamoran de la fragancia: frío y calor; dulce y picante, luz y sombra.

Las notas olfativas de Versace Eros Flame se caracterizan por fuertes contrastes, onda en que los ingredientes más nobles y elegantes, se enriquecen y realzan unos con otros.

Las notas de salida son particularmente vivaces. Frutas hesperídicas italianas frescas y jugosas como el limón, la mandarina y la naranja amarga se calientan con notas. De pimienta negra de Madagascar y envuelta en aromático romero silvestre.

A través de una oleada olfativa de pimentón, geranio y facetas de rosa, llegamos a las notas de corazón donde maderas preciosas como el cedro de Texas, pachuli coeur, vetiver haitiano, acuerdo de musgo de roble de montaña y sándalo, se mezclan sutilmente para crear una suave y sensual redondez con el haba tonka, que perfectamente entre mezcla con vainilla convierte a Versace Eros Flame en una persistente y envolvente fragancia que es a la vez viril, una oda a la pasión y una celebración del rapto sensual.