LO QUE HAY QUE SABER DEL ATRACÓN

LO QUE HAY QUE SABER DEL ATRACÓN

Sofía Romero

Hablar de un atracón (TA), a pesar que mucha gente no lo sepa, de una condición mental reconocido como tal desde 2013, cuando el comer más allá de cualquier consideración y frecuentemente entró como desorden de la conducta alimentaria en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5).

Algo que lo caracteriza sin lugar a duda la falta de control en la ingesta de alimentos evidentemente superior a la que la mayoría de las personas ingeriría. Un detalle de importancia es que la frecuencia recurrente, al menos una vez a la semana y durante tres meses o más.



El director de la Clínica Ángeles de Trastornos de la Conducta Alimentaria, Armando Barriguete, lo explica así:

El trastorno por atracón tiene afecta a 1.9% de la población mundial y es más común que la anorexia y la bulimia juntas.

Se estima que en México afecta a 1.6% de la gente, 60% mujeres y 40% hombres, pertenecientes todos los estratos socioeconómicos y sin importar su edad, pero son adultos la mayoría de sus víctimas.

Los atracones se asocian a comer mucho más rápidamente de lo normal, hacerlos hasta una desagradable saciedad, consumir grandes cantidades cuando no se siente hambre y comer solo, debido a la vergüenza que se siente por la cantidad.

Hay quienes después de comer exageradamente se sienten disgusto con ellos, deprimidos o muy avergonzados.

A los pacientes, dice el doctor Alejandro Caballero:

“Frecuentemente les molesta su aspecto físico, pero no hacen nada al respecto, presentan estados emocionales negativos como depresión o ansiedad además de patrones inconstantes en su alimentación, algunos tienen antecedentes de dietas que no siguieron con éxito, tienen problemas de impulsividad o conflicto en la resolución de problemas”.

Una diferencia con la bulimia, es que el TA no se asocia a la presencia recurrente de un comportamiento compensatorio inapropiado, como por ejemplo vomitar después de ingerir grandes cantidades de comida o el uso de laxantes .

“El trastorno por atracón puede derivar en consecuencias graves como otros trastornos psicológicos, baja calidad de vida y deterioro funcional.

Asimismo, el paciente puede sufrir síndrome metabólico, hipertensión, dislipidemia, diabetes tipo 2 u obesidad –aunque el paciente con TA no es forzosamente obeso.

Un paciente de TA puede superar el problema completamente, pero necesita ayuda.

El médico indicado para atenderlo es el psiquiatra y su abordaje debe ser integral, a través de psicoterapia, tratamiento farmacológico, orientación nutricional, el apoyo de sus familiares, y que tenga como objetivo disminuir la frecuencia de los atracones, el pensamiento distorsionado relacionado con los alimentos, mejorar la salud metabólica y regular las emociones.