Comida de inspiración de la oaxaqueña y bebida de los dioses: mezcal

Silvia Ojanguren

Sabor y tradición, cultura y deleite del paladar son las palabras con las que se puede describir un lugar de reunión que enaltece la exquisita gastronomía del estado Oaxaca en una forma contemporánea. Para descubrir este tesoro hay que ir a Santo Gusano Comal Oaxaqueño, un espacio para quien quiere vivir una experiencia diferente en compañía de amigos o familia.

Este Santo tiene para ofrecer al cliente más de 100 etiquetas de mezcal y original mixología a base de mezcal artesanal, elaborada por un experto en la mesa de los comensales.



La comida antoja al más exigente, es una gastronomía oaxaqueña desde entradas, singulares tacos, platillos típicos como el inigualable mole negro o colorado, hasta exquisitas creaciones con hoja santa; además de postres artesanales, hechos con el mezcal de la casa.

Los platillos obligados a probar son “La Santa” una exquisita entrada con hoja santa y quesillo sobre salsa morita y verdolagas; de su variedad de originales tacos del comal destacan: “El de Trump” (mucha lengua y pocos sesos) y “El fifí” (de camarón al ajillo o “el pípila” (de lomo de cerdo con verdolagas).

“Dios nos hace y el mezcal nos junta…” el llamativo diseño de Santo Gusano -Comal Oaxaqueño acapara todas las miradas de quienes pasan por ahí. El concepto es único, irreverente y es imposible no verlo; es sin duda, un lugar que pone a prueba todos tus sentidos.

El primer Santo Gusano abrió recientemente en Perisur, prometen más sucursales en los próximos meses, en ubicaciones como el Centro Comercial Explanada Pachuca.

Un detalle más

Santo Gusano propone acercar la bebida de dioses: el mezcal, de forma original y divertida; como nadie lo había hecho antes. Es por ello que el concepto viene acompañado de su propio mezcal artesanal y no es cualquier cosa, Santo Gusano es el mezcal espadín no. 1 en preferencia de sabor en cata a ciegas.