El brasier indispensable durante el embarazo

Sofía Romero

La experiencia de la procreación es una odisea para las mujeres y ellas deben saber que de el embarazo es una de etapa de transformaciones  que experimenta su cuerpo, más allá del crecimiento del vientre en los 9 meses de gestación.

Uno de los cambios más importante y evidentes es el tamaño de los senos, que crecen con el objetivo de prepararse para la lactancia, todo esto se da debido a que durante el embarazo se acumula grasa en los senos, lo que provoca que las glándulas mamarias aumenten de tamaño.



En general los cambios en el pecho en todas las mujeres son los mismos, pero hay que tener en cuenta ciertas cosas:

Incremento de tamaño

Durante las primeras semanas el crecimiento será notorio, posteriormente llegarás a aumentar por lo menos dos tallas más en la medida de tu bra.

Crecimiento de pezones.

Podrás notar cambios en la movilidad de los mismos, así como en su pigmentación.

Secreciones.

A partir del segundo trimestre será normal presentar algún tipo de secreción en los senos.

Aparición de estrías

Durante el último trimestre del embarazo estrías y venas azuladas serán notorias en los senos. Estos cambios pueden ser ser una molestia, pero son de lo más normal presentarlos, sobre todo si es tu primer embarazo.

Cuidar de tus senos durante este proceso no es un reto, ni mucho menos una tarea difícil.

Expertos en lencería de Warner´s México recomiendan el uso de un bra que mejore la sujeción en el pecho para que así te ayude a aliviar molestias musculares, no es necesario que sea un sostén propio de maternidad, simplemente elige uno con el que te sientas cómoda y ten presente que cambiaras al menos dos veces de talla durante todo el proceso de tu embarazo.

La tela será un factor importante en los bras que elijas, descarta cualquier material sintético, elige algodón como tu primera opción.

La higiene de tus senos será importantes durante este proceso, procura lavarlos con agua tibia y evitar jabón en los pezones para no resecar la piel.

Hidrata tus senos, utiliza cremas especializadas en mamas, esto ayudará principalmente a evitar la aparición de estrías.

Recuerda que durante este proceso la sensibilidad de tu cuerpo aumenta y más en esta zona tan delicada que debes cuidar pues será la vía de alimentación para tu bebé.