La esfera mágica con la cual todo niño quiere jugar hoy y siempre

Antonio Ávila

En esta Navidad dar es muy importante y al recibir regalos encantadores se vive una experiencia que perdura. Sobre juguetes y elecciones comenta la psicoterapeuta Diana Mercado García de la Fundación Manos que Sostienen.

Para entrar en ambiente se puede pensar en ester juguete clásico que cumple 50 años y algunos otros que son una maravilla: Mini Fiesta, Pastel y Fiesta, Jarrita y Vasitos Decoret Glitter de Tupperware.



Su cumpleaños se celebra con nuevas ediciones del Shape-O en diferentes tonos de moda pero conservando su alma didáctica, una estructura perfectamente planeada para el desarrollo adecuado y seguro de las habilidades infantiles.

Juego, diversión y emociones

Seguramente has observado que a medida que un bebé va creciendo, sus juegos van cambiando. La psicoterapeuta Diana Mercado comparte algunas recomendaciones para las distintas etapas del desarrollo infantil apoyadas por el infaltable Shape-O de Tupperware.

0 a 2 años, primera infancia
En esta etapa los niños necesitan desarrollar confianza en las personas para recibir cuidados, atención y afecto, y satisfacer todas sus necesidades. En este periodo empiezan a madurar su psicomotricidad gruesa: movimiento y equilibrio del cuerpo, fina: favoreciendo la coordinación viso-motora y uso de las manos, permitiéndole al infante conocerse a sí mismo.

El Shape-O es un apoyo ideal para jugar a:

  • Estoy o no estoy, tapando sus ojos con las figuras geométricas
  • Cambiar el objeto: los lados del exágono le permiten sostenerlo sin que se resbale.
  • Ejercicios de percepción: sentir-masajes, tocar-texturas, visuales, auditivas, ¿quién soy?
  • Darles confianza en todos sus movimientos, sientiendo los logros en todo su cuerpo, apoyar y cuidarlos.

2 a 4 años, niñez temprana
Comienzan a buscar su independencia, descubriéndose como una persona aparte de sus padres y desarrollando la conciencia del autocontrol. Es importante apoyar las habilidades del niño en cuanto a control de objetos y eventos en el medio ambiente, proporcionándole tareas que van de acuerdo al nivel de su habilidad, asegurando el mayor éxito posible.

El Shape-O facilita la auto-locomoción necesaria en esta etapa:

  • Manifiesta independencia “Yo solo”   
  • Coloca las cosas en su lugar, las figuras geométricas tienen su sitio exacto               
  • Pasa largos ratos con sus juguetes, sus juegos son individualistas y de fantasía
  • Comienza a participar en el mundo que lo rodea

5 a 8 años, niñez intermedia 

En este periodo es sumamente importante apoyar la iniciativa de los chicos aceptando los errores como tales para evitar que se vivan con culpa de las acciones. Se sugiere llevarlos a investigar y hacer observaciones para aprender que toda acción tiene consecuencia. Es una etapa de preguntas curiosas de temas físicos y metafísicos, así como una edad de creatividad.

El Shape-O será aliado de las tres principales habilidades conceptuales según el pedagogo Jean Piaget, quien ha realizado el estudio más completo y famoso sobre los principales tipos de juego que van apareciendo cronológicamente durante la infancia: 

  • Conservación: la calidad permanece constante a pesar de los cambios perceptuales. Es decir, el Shape-O puede estar desarmado pero su función es la misma.
  • Habilidades de clasificación: identifican claramente partes del todo, grupos (las dos mitades del juguete) y subgrupos (sus figuras geométricas). 
  • Habilidad combinatoria: tiene la habilidad matemática de acomodar objetos en términos cuantitativos y seriación.

Además a esta edad comienza a demostrar interés en participar en grupo con juegos más realistas, desde tradicionales hasta otros más complejos y competitivos. Esto ofrece oportunidades para desarrollar mayor conciencia de las distintas perspectivas de los niños con los que se relaciona. La psicoterapeuta Mercado recomienda que pasando esta edad, es momento de heredar el Shape-O a otro pequeño que disfrutará de horas de diversión y aprendizaje a su lado.

¡Qué siga la fiesta!