Los aromas embrujadores del limonero y el guayabo

Son un tesoro en el baúl de los recuerdos

Apuntes de Vida Idea Segura 

Los aromas nunca desaparecen, los más gratos se guardan en un lugar especial de la memoria. La línea de fragancias de Palacio de Hierro incluye dos nuevas con la esencia del limón y la guayaba.

Nacieron de la colaboración de Carlos Huber, creador de Arquiste, y la nariz del perfumista mexicano Rodrigo Flores-Roux. La colección es Esencia de El Palacio, Limoneros y Guayabos.



Limón… limonero

La historia de su preparación tiene que ver con una relación tan íntima de un fruto, como la que tiene México con el limón verde. Originalmente este era fruto de árboles cultivados en palacios del Medio Oriente y el Mediterráneo.

Los creadores tuvieron en el limón verde mexicano y la riqueza del árbol entero la inspiración. Así Limoneros recuerda la frescura de las costas y lluvia vespertina del verano mexicano.

“Limoneros es la sonrisa franca y limpia de un limón partido que entrega su peculiar frescura…”.

El olor de la guayaba

Descubrir un guayabo en flor es una experiencia olfativa inolvidable. El árbol es de tronco

retorcido y ha sido cultivado en México por miles de años. El guayabo florece abundantemente y sus perfumadas flores blancas dan origen a un jugoso fruto de pulpa.

Esta es azucarada con aroma intenso y persistente, que bien puede inundar, los patios de un palacio.

La fragancia Guayabos es una creación inusual, de carácter adictivo y rico, expresa el calor y color del trópico mexicano.

 

 

Detalle de lujo 

Notas aromáticas de Limoneros:

Limón verde mexicano, hojas de limonero, toronja rosada, bucu de Sudáfrica

– jengibre, ajenjo, iris de Florencia, pachuli vetiver y madera de limonero.

Notas aromáticas de Guayabos:

Guayaba verde y rosada, bergamota de Calabria, mandarina, grosellero negro, flor de guayabo, sambac de la India, osmanto de China, cedro blanco y madera de ciprés.

EL EMPAQUE 

Un frasco con el emblemático amarillo que representa al Palacio de Hierro. Es clásico de la Casa Perfumera Arquiste y su tapón es negro mate. Se resguarda en una caja texturizada blanca con logos en relieve y una distintiva franja amarilla.