NACE BANCO GENÉTICO DEL CHILE

NACE BANCO GENÉTICO DEL CHILE

Antonio Ávila

Aminorar el picor de un chile, cambiar su color, modificar su tamaño, hacerlo resistente al frío o a diversos virus y hasta crear una nueva variedad, son algunas de las múltiples posibilidades en las que podrán trabajar los estudiosos de este cultivo.

Estos resultados pueden darse en menos tiempo y de manera más efectiva, gracias a la secuenciación de 32 mil genes de esta planta, realizada por científicos del Cinvestav.



A partir del estudio de esta planta que es parte esencial de la cocina mexicana, se podrá crear un banco de datos para que los estudiosos de este producto puedan acceder a información molecular, más de un millón de secuencias y comportamiento de genes que acelerará las investigaciones en torno a uno de los cultivos más importantes en México y el mundo.

Aún no se conoce el genoma del chile, por lo que esta secuenciación de los principales genes, conocido como transcriptoma, es lo más cercano a él, de hecho, es el más completo que existe en el mundo, ya que sólo los coreanos tienen una base de datos similar, pero es más pequeña con 22 mil genes, dijo Rafael Rivera Bustamante, investigador del Cinvestav Unidad Irapuato.

Señaló que la información será subida a internet en inglés y español, en menos de tres meses, a través de un portal diseñado por estudiantes del Cinvestav y el acceso será libre.

El director de la Unidad Irapuato comentó que la idea de hacer el transcriptoma del chile fue estudiar los genes que se expresan en él, es decir, cuando un gen se prende o se apaga.