Ser sustentables desde la elección de un shampoo

Apuntes de Vida Idea Segura

Son muchas las cosas que podemos hacer para proteger al medio ambiente, como comenzar a elegir productos amigables con el medio ambiente y esto incluye lo de cuidado personal. En esa línea se preparó la  Estrategia de Sostenibilidad 2025 de Genomma Lab Internacional, que presentó en México, Chile y Costa Rica, su nueva versión del shampoo Tío Nacho, producto sustentable, con un empaque 100 por ciento reciclado y reciclable, además que en su preparación se realizan acciones que neutralizan la huella de carbono.



Es un tema potente, ya que con la renovada fisonomía del icónico shampo se refuerzan más de 100 años de historia. Tío Nacho es ya un referente de sustentabilidad en la industria del cuidado personal y el desarrollo de una economía circular, pero sobre todo un producto neutro en su huella de carbono, ya que adquiere certificados de carbono o Reducciones Certificadas de Emisiones.

El rediseño de sus nuestros productos estelares en línea con la Estrategia de Sostenibilidad 2025, Tío Nacho Sustentable se convierte en la mejor opción en la categoría de shampos, en un plano en que se buscan productos responsables con el ambiente, asegura Jorge Brake, CEO de Genomma Lab Internacional.

Andrea Fogarolli, General Manager de Cuidado Personal en Genomma Lab, destaca que la botella, tapa y caja son recicladas y reciclables al 100 por ciento y la etiqueta está elaborada con 90 por ciento de material reciclado, contribuyendo al reciclaje gracias a la tecnología altamente avanzada wash-off, que facilita separarla de la botella sin dejar rastro de adhesivo, ni de las tintas, ahorrando agua, energía y materiales químicos.

El rediseño alcanza todas las versiones de shampo y acondicionador Tío Nacho que se comercializan en los 18 países y así se alcanzó la meta de incorporar empaques con un alto contenido de material reciclado, como se establece en la Estrategia de Sostenibilidad.

Para Genomma Lab ser sustentable disminuye drásticamente el uso de materiales vírgenes a la vez que contribuye a la economía circular impulsando el acopio de residuos plásticos y de cartón, y preservando los empleos que genera esta actividad, opina Brake.