UNA HISTORIA DE MUCHO COLOR Y PASIÓN

UNA HISTORIA DE MUCHO COLOR Y PASIÓN

Sofía Romero

La historia de los esmaltes de uñas se transformó en una nueva experiencia de tecnología y color en 1981. Todo comenzó cuando -en una pequeña oficina de 1,200 pies cuadrados en el norte de Hollywood, California- George Schaeffer, inició la construcción de una compañía mundial basada en la calidad y compromiso en la industria de la belleza.

Como presidente de OPI ha tenido una visión con valores que abarcaban tecnología, integridad, moda, marketing de excelencia y educación—conceptos que se fusionaron para convertirse en una sólida base sobre la cual construir una marca globalmente reconocida y respetada.



Caracterizada por una gama de colores y nombres peculiares, OPI es una de las marcas de color y cuidado para las uñas más reconocidas a escala mundial, la cual resalta su identidad al adoptar la cultura del color alrededor del mundo y el rol que este juega en nuestro estilo de vida, reflejándolo en cada una de sus colecciones geográficamente basadas.

Moda, belleza, tendencia y estilo de vida son algunas de las expresiones en las que OPI resalta como marca, pues ha logrado posicionarse como referencia en el mundo del color y la moda. Actrices, modelos, mujeres de negocios… todas ellas han amado lucir sus uñas OPI.
La Historia del Color

Pocos creerán que antes de los nombres, las sombras de moda y los millones de fans, esta marca de esmaltes era una compañía proveedora de suministros dentales llamada Odontorium Products Inc. (OPI), propiedad de George Schaeffer.

Al adquirir este negocio, este hombre se dio cuenta que la porcelana acrílica utilizada para crear prótesis dentales era similar, e incluso mejor que los materiales utilizados por los profesionales para elaborar las uñas de acrílico.

Esos profesionales recurrían a él para comprar material debido a su decepción en la calidad del material que ofrecía entonces la industria. Gracias a esto, se dio cuenta que ahí estaba el negocio, así que buscó crear un sistema de acrílico para uñas basado en fórmulas dentales pero desarrollado especialmente para las uñas; y fue así como OPI nació, creciendo a su vez gracias a la visión de Schaeffer para que todas las mujeres disfrutaran de las colecciones y los nombres memorables de OPI.

El color es clave en la firma, y está a cargo de Suzi Weiss-Fischmann, vice-presidenta Ejecutiva y directora Artística. Ella elige cada uno de los colores para las colecciones de OPI, así como un diseñador elige la tela para un vestido y está consciente de la tendencia de colores y pasa incontables horas escogiendo los 12 colores de cada colección que mejor vayan con las próximas pasarelas de moda.