DE TODO COMO EN BOTICA (24 agosto ’11)

Silvia Ojanguren

Ciencia de primera

El estudio del desarrollo de celdas de combustibles a partir del empleo del hidrógeno como fuente de energía, entre otros proyectos, Omar Solorza Feria, investigador del Departamento de Química del Cinvestav, será condecorado con el Premio Andrés Manuel del Río el 13 de septiembre. El científico del Cinvestav quien fue designado ganador de este premio que otorga la Sociedad Química de México, trabaja también en la producción de energía eléctrica a partir de celdas de combustible microbianas, es decir, a partir del empleo de aguas negras.



En los últimos 20 años, Solorza Feria ha desarrollado su trabajo de investigación en la síntesis de nanomateriales con actividad catalítica; la caracterización física y electroquímica de estos, hasta su aplicación en diferentes dispositivos electromecánicos. Acerca de su proyecto de celdas de hidrógeno, el investigador del Cinvestav precisó que el agua limpia es una fuente primaria para producir hidrógeno, uno de los mayores portadores de energía, pues a partir de este gas se puede generar electricidad y calor de forma eficiente y limpia a partir de celdas de combustible. Estas celdas de hidrógeno diseñadas y construidas por su grupo de investigación, ya se han probado en varios dispositivos como: computadoras, ventiladores, electrodomésticos e incluso en un auto monoplaza que aunque ya se tiene el prototipo, el siguiente paso es generar un producto utilitario para su posible producción masiva.

Historia mala sin cambios

El Poder del Consumidor alerta sobre que sin cambio en hábitos alimentarios comienza el ciclo escolar. Cuenta que .de las 6,500 toneladas de frutas y verduras que deberían distribuirse en más de 120,000 planteles para atender a 25 millones de escolares de preescolar, primaria y secundaria sólo se consume el 7%. De acuerdo a la subsecretaría de Fomento a los Agronegocios de la Sagarpa el mercado potencial para la comercialización de productos frescos en las escuelas es de mil millones de pesos.

Según estudios realizados por miembros de Consumidores, el principal obstáculo a su comercialización es la permanencia de los alimentos altamente procesados que se imponen en el gusto de los niños sobre los naturales. “El impulso que podría dar al campo, a los agricultores, a las economías locales y regionales, el abasto de las escuelas a través de la producción agrícola local podría crear muchísimos más empleos que los que supuestamente se perderían  en los grandes monopolios de la comida chatarra que no sólo dañan la salud de los escolares, también la economía de las familias y las comunidades”, señaló Oscar Romero, coordinador de comunicación social de El Barzón.

Pistas de la histeria

Los trastornos histéricos pueden ocasionar múltiples problemas en el ambiente laboral, ya que esta patología provoca resentimientos en los grupos de trabajo, y sí es crónico podría llevar a la desintegración del núcleo”, explica el doctor José de Jesús González Núñez, presidente honorario del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social . En este sentido, el especialista mostró una serie de ejemplos con sus características negativas y positivas, así como las posibles soluciones para sobrellevar a este grupo de individuos.

Histeria y sus características. Este tipo de trabajadores se caracterizan por ser en su mayoría mujeres y sus rasgos de personalidad son infantiles y manipuladoras para obtener lo que buscan; dependientes, así que siempre buscan que alguien más les resuelva sus dificultades, ambivalentes, es decir, son sujetos que cambian y oscilan en sus afectos, pensamiento y acciones, dramatizan por medio del lenguaje, así que creen que toda la gente tiene que enterarse de su vida. Por lo tanto, constantemente recurren a exagerar y distorsionar situaciones para hacer más interesantes sus relatos. En resumen, son personas egocéntricas con poca tolerancia a la frustración.

Trabajo vital y social

Entre más se dan los problemas sociales, mayor es la demanda de profesionales del trabajo social para intervenir en su atención, lo que significa un reto, por la crisis de valores y la falta de definiciones sobre acciones conjuntas organizadas, que contribuyan a sus posibles soluciones, afirmó Graciela Casas Torres, directora de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM. Señaló que el “avance de la sociedad la hace más complicada la participación social, los problemas y la atención a éstos, pues aunque existen dificultades que persisten por varias décadas, su estudio y atención es cada vez más complejo, porque los fenómenos adquieren nuevas características, escenarios, actores y dimensiones que antes no existían.

Estamos ante una comunidad globalizada y eso genera cambios sustanciales; entonces, lo que necesitan hacer los profesionales del área, es fundamentar su actuación, tanto en un marco teórico metodológico, como en la práctica directa con la población, para intervenir eficaz y oportunamente, apuntó. Si bien es cierto que muchos espacios que se abren como oportunidad laboral del trabajador social implican acciones de tipo asistencial, hoy nuestra función está más vinculada con una visión de justicia, equidad de género, derechos humanos”, indicó.