HIGIENE Y PREVENCIÓN CONTRA LAS ALERGIAS

HIGIENE Y PREVENCIÓN CONTRA LAS ALERGIAS

Roberto Ortiz

La prevención y detección oportuna de las enfermedades alérgicas permite que los médicos evalúen un diagnóstico y tratamiento más adecuado y eficaz para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Los expertos nos cuentan que la alergia es una respuesta inmunológica anormal y desproporcionada del organismo ante sustancias que a otros individuos no afecta.



Se manifiesta con inflamaciones en la piel (dermatitis) por el uso de ciertos jabones, cosméticos, detergentes o medicamentos o a través de tos o estornudos persistentes, bronco espasmos  o picazón en ojos, oídos, nariz o garganta debido a la inhalación de polen de flores, hongos, ácaros, polvo domestico, plumas o caspa de mascotas, entre otras cosas.

También existen alergias a alimentos como huevo, leche, mariscos y algunas frutas y verduras, así como a conservadores y edulcorantes que pueden provocar diarrea, vómitos o dolores de cabeza. Al menos cinco millones de mexicanos padecen de asma, lo que ocasiona dos decesos por cada 100 mil habitantes advierte el doctor José Antonio Ortega Martell, presidente del Colegio Mexicano de Pediatras Especializados en Inmunología Clínica y Alérgica.

El especialista explicó que los problemas alérgicos aumentaran a medida que la contaminación atmosférica y temperatura ambiental se incremente a causa de los cambios climáticos.

Por ello se pronunció a favor de establecer medidas de control ambiental mediante la reducción de la contaminación del aire, consumo de tabaco y la exposición a los alérgenos o medicamentos que afecten a la población sensible a este padecimiento.

Asimismo recomendó que los estudiantes de medicina y otros profesionales de la salud se involucren más y colaboren en la atención integral de los pacientes alérgicos para un  mejor diagnóstico y tratamiento.

El sector público de salud cuenta con servicios especializados en alergias, asma e inmunología, para brindar apoyo a quienes presentan estos síntomas.

La visita al médico especializado, así como la higiene y hábitos de limpieza constante en nuestro hogar pueden ayudar a evitar esta enfermedad considerada actualmente como problema de salud pública mundial.