LA TRADICIÓN DEL TEJIDO A MANO, UN ARTE

LA TRADICIÓN DEL TEJIDO A MANO, UN ARTE

Apuntes de Vida… Idea Segura

La vida tiene cosas especial y en Rapsodia se recupera un arte que no siempre tiene un espacio para lucirse, y se hace un telón de fondo social con “Tejiendo una vida” para apoyar a mujeres embarazadas que se encuentran desprotegidas.
Desde el 7 de octubre, en todas las boutiques Rapsodia se venderán suéteres tejidos por estas mujeres con diseños de la marca. Las ganancias se utilizará para pagarles su trabajo a estas mujeres.
“Tejiendo una vida”, es una asociación que brinda esperanza y soporte a mujeres mexicanas al fomentar la independencia y superación de cada mujer.
Una mujer que se enfrenta a un embarazo no deseado generalmente está sola, desesperada, presionada, decepcionada, y es por eso que en esos momentos necesita más que nunca de alguien que le brinde alternativas de solución y apoyo incondicional para poder sacar adelante su situación de una manera digna.
“Tejiendo una vida” ofrece un camino digno por el cual estas mujeres pueden tener un ingreso que les ayude a cuidar su embarazo y una posibilidad real para mantener a su hijo así como darle un sentido de valor a sus vidas a través del trabajo.
Rapsodia comenzó una estrategia de ayuda el año pasado y seguirá apoyando en el 2011 a partir del 7 de octubre para lograr que Tejiendo una Vida sea un proyecto autosuficiente, con la venta realizada en las boutiques se recuperará el costo de la materia prima y la mano de obra inicial para después continuar con la producción de piezas y el pago justo del trabajo de las mujeres.
La tiendas nacen en Agosto de 1999 en Buenos Aires, Argentina, de la mano de Sol Acuña, Josefina Helgera y Francisco de Narváez. Desde sus orígenes se crea con una impronta muy propia y distintiva dentro de la moda de ese momento, orientado a una mujer de espíritu jóven, bohemia, romántica, Rockanrolera, femenina y con una fuerte actitud de vanguardia.
Rapsodia propone una fusión de texturas, colores y estampas, para combinar y superponer, permitiendo a cada mujer encontrar su sello personal.