TESORO DE LA NATURALEZA: TRUFA BLANCA

TESORO DE LA NATURALEZA: TRUFA BLANCA

Antonio Ávila

La gastronomía tiene algo de magia porque posibilidades infinitas de crear platillos que cautivan los sentidos. En el menú e sabores exquisitos y exóticos, la naturaleza pone uno que se da durante una breve temporada, por lo es de los más valiosos tesoros:

Trufa Blanca, que se puede deleitar en Harry’s Prime Steakhouse durante la celebración del 4° Festival de Trufa Blanca, Sabor del Oro Blanco.



La ocasión es especial porque se trata de uno ingrediente como perfecto por muchos chefs:

• Tuber Magnatum es conocida desde los años 1700 – 1600 a.C. cuando fue llamada “alimento de los dioses”.

• El compositor Gioacchino Rossini la llamó “el Mozart de las setas”.

• Lord Byron, poeta de la época del Romanticismo, conservó una en su escritorio y explicaba que su aroma ayudaba a despertar su creatividad.

• Alejandro Dumas simplemente la describió como la Sancta Santorum (Santo entre los Santos) de la mesa.

• Existen más de 70 especies de trufas, de las cuales la blanca de Alba es la más valorada.

Endémica de la región de Langhe en Piamonte (Italia), este tesoro natural únicamente puede cosecharse durante el otoño, de finales de septiembre a principios de diciembre.

Hasta ahora, el hombre no ha podido cultivarla debido a las extraordinarias condiciones que requiere para desarrollarse, por lo que su cosecha depende exclusivamente del proceso natural de germinación.

Algunos detalles de la trufa

Cuando es tiempo de colecta, los trifolai (expertos rastreadores de trufa) la buscan y extraen del subsuelo gracias al olfato de sabuesos y cerdos durante las noches de otoño en los bosques de Piamonte.

Por su rareza y escasez, la trufa blanca es altamente cotizada por los mejores restaurantes y paladares expertos del mundo; durante las vendimias, que se llevan a cabo desde finales de septiembre a los primeros días de enero, se ofertan los ejemplares recolectados tras pasar por el proceso de cotejo, cepillado y clasificación.

Su tamaño y aroma determinan su calidad.

La unión de todas estas excepcionales circunstancias se resume en la experiencia que regala su exquisito sabor almizclado, hay quienes lo definen como un emboque emparentado con la madera con un toque de amargura; su aroma tiene tal intensidad, que una pequeña porción es suficiente para condimentar todo un platillo y conquistar cada uno de los sentidos.

Los chefs recomiendan utilizar la trufa cruda, rebanada en láminas, en aceites o simplemente como esencia.

Harry’s Prime Steakhouse le reconoce como protagonista de la gastronomía internacional celebrándolo del 1° de noviembre al 20 de diciembre con el 4° Festival de Trufa Blanca Sabor del Oro Blanco.

En la cita se ofrecen cuatro diferentes platillos preparados con trufa blanca.